NOTICIAS

Creaciones de puffs: trabajo e inspiración desde el primer semestre

9 aug. 2018

Por tercer año consecutivo, los estudiantes de la Licenciatura en Diseño de Interiores llevaron adelante la muestra “¡Puff, ¡qué trabajo!”. La exposición abarcó transversalmente todas las materias del primer semestre y permitió tener una visión global de las diferentes áreas de la carrera.

Acaban de terminar el primer semestre, y ya tienen su primer desafío. Los estudiantes de Licenciatura en Diseño de Interiores debieron realizar una serie de puffs que pusiera a prueba sus conocimientos adquiridos hasta el momento en la carrera.

La muestra "Puff, ¡qué trabajo!", que corresponde a la tercera entrega de los estudiantes de la materia Taller 1 de la licenciatura, se puede visitar hasta el 20 de agosto de 2018 en el hall de la Facultad de Arquitectura.

En esta oportunidad, bajo formato de trabajo individual, cada estudiante debió diseñar y construir un puff de dimensiones reales como elemento de mobiliario a ser utilizado posteriormente en distintas ubicaciones.

Se trata de un trabajo que, como evaluación final de semestre, abarca en su consigna condicionantes y conocimientos de diferentes materias dictadas hasta el momento, tales como Taller de Diseño, Tendencias del Diseño, Tecnología y Materiales, Cálculo y Dibujo.

Los docentes responsables del curso son el Arq. Jorge Mígues y el D/I Andrés Buencristiano.

Consultado el Arq. Mígues sobre por qué se optó por los puffs como el formato a trabajar, expresó que son objetos más sencillos y abarcables que una silla para alguien que está comenzando. Además, el puff es más descontracturado y luego pueden dejarlo en su propio dormitorio o en otra parte de su casa, en lo de un amigo o donde quieran. "Ellos se entusiasman con la idea porque lo ponen en su cuarto, es más casual, más informal que una silla, aunque el trabajo no tiene nada de casual académicamente hablando”, señaló Mígues.

Aseguró que “a los estudiantes se les transforma la cara cuando se les pide el ejercicio, pero al final lo logran”. Según el docente, el trabajo es muy exigente desde el punto de vista del cálculo de materiales y del dibujo, y que transversalmente abarca todas las materias del primer semestre y aporta una visión global de la carrera.

Por otra parte, Mígues expresó que se genera un clima de gran entusiasmo entre los estudiantes ya que logran algo que nunca se imaginaron. “Es una actividad que exige muchas horas de taller, de trabajo en común, ayudándose, que uno sostenga mientras el otro clava, de tapicería, de mueblería. Hay una cosa de confraternización, de trabajo en equipo”, manifestó.

Asimismo, afirmó que "más allá de que tienen lineamientos claros, los alumnos son libres de elegir los materiales que deseen utilizar. Se promueve la reutilización, por lo que se han utilizado latas de conservas, gomas de autos, baldes de obras, palos de escoba, entre otros".

Otro de los puntos altamente positivos señalados por Mígues es que “se genera un momento de mucha sinergia en torno de la facultad", ya que al finalizar el evento, algunos de los chicos exponen en el auditorio sus proyectos. Vienen sus padres, novios y familiares a verlos. "Se produce algo muy especial”, agregó.

Galería de imágenes

Exposición: Puff ¡qué trabajo! 2018