Realidad virtual en Arquitectura: casi como teletransportarse

Tecnologías de realidad virtual aplicadas a arquitectura permiten recorrer edificios en otro lado del mundo o aún en construcción. En ORT, una materia se prepara para esta herramienta de vanguardia.

Fecha: 22/05/2019

Realidad virtual en Arquitectura

Sentado, desde casa o las oficinas de una inmobiliaria. Solo con ponerse un par de lentes 3D, el cerebro viaja hacia otro lugar. Puede ser una casa, un edificio, un museo, un centro comercial. Se puede ver una habitación con sus muebles, sus objetos decorativos, y luego otra, hasta recorrer todo el lugar. También se puede simular un viaje en el tiempo, y visitar la antigua Roma o la tierra de los dinosaurios. Basta con mover la cabeza para tener una visión de 360 grados, para tener una experiencia que se siente casi como real.

La realidad virtual existe desde hace más de una década, pero los lentes que permiten acceder a ella hoy están disponibles en casi cualquier tienda de venta de dispositivos tecnológicos. Sin embargo, el uso de esta tecnología en arquitectura y en el sector inmobiliario aún es algo incipiente en Uruguay, aunque expertos del sector aseguran que es “el futuro”.

En 2017, la Universidad ORT Uruguay incorporó a la currícula de su carrera de Arquitectura una materia electiva sobre Realidad Virtual. Como proyecto final de esa asignatura, los estudiantes deben diseñar un recorrido virtual en tiempo real de una edificación.

“A las personas que nunca se pusieron lentes de realidad virtual, les da la sensación de algo parecido a ver en un monitor, o en una pantalla 3D. Pero es diferente, porque la sensación es como transportarse a otro lugar. Tenés un campo visual, que es casi como el del ojo humano, y podés usar auriculares que terminen de sumergirte en esa realidad”, explicó a ORT el Arq. Gabriel Lambach, profesor de la materia electiva de Realidad Virtual para Arquitectura.

Los tradicionales planos en dos dimensiones, los gráficos e incluso las imágenes y renders, ofrecen al cliente una comprensión parcial. Además, para un agente inmobiliario esto supone tener en su escritorio varias carpetas y archivos de todas las propiedades que gestiona. No obstante, al tener los recorridos diseñados con herramientas de realidad virtual, el agente puede tener todas las propiedades de la empresa en el celular y ahorrarse el tiempo de traslado para mostrarlas al cliente.

Las herramientas de realidad virtual para arquitectura logran una perfecta sinergia con Building Information Modeling (BIM, por sus siglas en inglés), la metodología más reciente que revolucionó las mecánicas de trabajo en los estudios arquitectónicos y empresas constructoras en el mundo. BIM permite realizar una simulación completa de un edificio, visualizarlo construido, con toda la información de sus componentes y en tres dimensiones.

Lambach explicó que con la información que contiene un modelo BIM se puede “recorrer el edificio en el monitor de una computadora antes de construirlo. Y también se puede hacer usando lentes de realidad virtual”. El docente añadió que “un profesional podría hacer una visita de obra para chequear los aspectos que considere necesarios incluso mucho antes de que la construcción real se inicie”.

La combinación de BIM y realidad virtual puede ayudar a detectar a tiempo errores de construcción, y optimizar recursos económicos.

En ORT, BIM es, además, el nombre de otra materia electiva de Arquitectura. Desde hace dos años es la principal herramienta informática que aprenden los estudiantes desde que cursan primer año. “Hoy tal vez no se aprecie la importancia de esos cambios, porque son muy recientes, pero son muy significativos”, resaltó Lambach.

El docente, además, es director de arte del estudio de realidad virtual SimDesign. Desde allí diseñó recorridos virtuales para proyectos de construcción como los edificios Moddo Cavia, Escollera y Torre Centra, Blue Sky 3 y Topaz.

SimDesign participó también en la creación de Planorbe, un portal inmobiliario lanzado hace poco tiempo, que resulta innovador en Uruguay en cuanto a la calidad y densidad de la información que contiene. Según Lambach, “no tiene precedentes” en el país “y, probablemente, tampoco en la región”.

Si bien existen los proyectos mencionados, y algunos otros, aún hay cierta resistencia de la arquitectura y del mercado inmobiliario a “invertir en algo que, la mayoría de las veces, ven como un costo”, opinó el docente. Pero, en el futuro, quienes no incorporen las tecnologías BIM y de realidad virtual sentirán el rezago, no solo porque la mayoría las tendrán, sino porque formarán parte fundamental de un nuevo paradigma arquitectónico. 

“Presentar un proyecto de arquitectura usando lentes de realidad virtual, en el futuro, no va a ser algo que hagan en un stand y todo el mundo se pare a ver, sino que va a ser lo regular”, aseguró Lambach.

No se trata de tecnologías súper exclusivas o accesibles solo a empresas millonarias. Por 500 dólares, por ejemplo, se podría lograr un recorrido básico, y los costos varían según cuán sofisticada se quiere hacer la experiencia de realidad virtual. Los lentes de visualización, además, bajaron de costo desde su lanzamiento y, a medida que surgen nuevos modelos, los antiguos se vuelven más baratos.

Proyectos de estudiantes