NOTICIAS

Una nueva cara para el Parque Lecocq

10 ago. 2018

Estudiantes de Arquitectura del primer semestre realizaron proyectos para una hipotética nueva puerta de acceso al Parque Lecocq. El diseño de Micaela Mokobocki y Elianne Grobert obtuvo el primer premio del ejercicio.

El arquitecto Mario Paysée soñó, en los años 40 del siglo XX, con un zoológico que albergara animales de todas partes del mundo. A finales de la década, en 150 hectáreas al oeste de Montevideo, su sueño se hizo realidad, cuando fue inaugurado el Parque Lecocq, un espacio innovador para la época porque las especies estaban distribuidas de acuerdo a un criterio zoogeográfico (se tuvieron en cuenta, por ejemplo, las migraciones que los animales hicieron naturalmente).

Más de medio siglo después, luego de haber atravesado una crisis institucional que derivó en el deterioro de las instalaciones del zoológico, la cátedra de Proyecto I de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT Uruguay —con los arquitectos Gastón Boero, Facundo De Souza, Jorge Di Pólito y Gustavo Sureda como responsables— tomó el caso del Parque Lecocq y se propuso sensibilizar y acercar a los futuros arquitectos hacia los problemas de la ciudad.

Para ello planteó a los estudiantes un ejercicio de diseño para la rehabilitación del portal de acceso del parque y de sus servicios asociados. Así, no solamente debía tomarse en cuenta el acceso peatonal y vehicular, sino también zonas complementarias como un parador con cocina, boletería, baños públicos y otros para funcionarios, y un espacio para almacenamiento, además de las áreas exteriores.

Para dar un cierre al proyecto, la cátedra organizó un concurso entre los trabajos presentados, que contó con los docentes de ORT Ricardo Chelle y Daniel Benech, y la graduada Lucía Ferrés como jurado. Los tres destacaron el nivel de avance, desarrollo y de consolidación de las propuestas de los estudiantes.

Luego de evaluar los trabajos, el jurado determinó que el primer lugar era para el proyecto presentado por Micaela Mokobocki y Elianne Grobert, cuyo diseño fue destacado por su armonía y presentación, que involucró video, maqueta y cartón. Las estudiantes se basaron en la idea de un telón que cae y cubre la totalidad del proyecto, lo que implicó hacer una forma sutil que acompañara a la naturaleza.

“Lo principal que aprendimos de esta experiencia es la constancia y el no rendirse, tomar las correcciones como críticas constructivas y siempre estar abiertas a escuchar nuevas opiniones”, contó Mokobocki.

Las estudiantes Sofía Cafferata y Luana Tabera, por su parte, obtuvieron el segundo lugar por su diseño El bosque funcional, que consistió en la transición de un universo artificial, la ciudad, a un universo natural, el parque. Ese cambio fue logrado a partir del uso de árboles artificiales que dan continuidad a la flora y fauna que ya hay en el Parque Lecocq. El jurado premió a las jóvenes por la originalidad del nombre del proyecto y por la intención de preservar la flora y fauna del zoológico.

Consultadas sobre el aprendizaje que les dejó esta experiencia, Cafferata y Tabera destacaron el trabajo en equipo, ya que había que hacer muchas cosas en muy poco tiempo. “Experimentamos lo que es trabajar con muchos nervios y curiosidad de saber que alguien externo a nuestras clases iba a evaluar nuestro proyecto, sin saber del proceso y dando un juicio de valor objetivo”, contaron.

El tercer lugar del trabajo fue para Cecile Bouissa y para Gabriel Podbereski. Por otra parte, los diseños de Sofía Chiappetta y Franca Recayte, Tomás Ferrari y María Pilar Lasaga, y de María Victoria Sánchez y Nicole Arismendi recibieron menciones por parte del jurado.