Reconocimiento

El Auditorio Nacional del Sodre fue declarado Monumento Histórico

Fecha: 02/09/2019

El 29 de agosto de 2019, el Ministerio de Educación y Cultura, a través de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación, designó al Auditorio Nacional del Sodre Dra. Adela Reta como Monumento Histórico del Uruguay. El Arq. Jorge Di Pólito, coordinador académico de la carrera de Arquitectura de la Universidad ORT Uruguay, fue uno de los autores del nuevo proyecto del edificio.

“Una gran satisfacción”. Eso fue lo que sintió Di Pólito al recibir el reconocimiento y, en particular, por pertenecer al equipo de arquitectos que concibió al nuevo edificio de las calles Mercedes y Andes. En 1987, el proyecto de Di Pólito y de los arquitectos Isidoro Singer, Diego Magnone y Juan Carlos Vanini obtuvo el primer premio en un concurso de arquitectura para realizar el nuevo auditorio.

Inmediatamente después, realizaron el proyecto ejecutivo y dieron comienzo a las obras. Sin embargo, no fue un proceso sencillo. En palabras de Di Pólito, hubo “dificultades, interrupciones y obstáculos de todo tipo”. La construcción, prevista para que durara cuatro años, se extendió a más de 20.

El 21 de noviembre de 2009 se inauguró el nuevo complejo. Pero luego de 10 años, ¿cómo ha sido el funcionamiento y la repercusión? El coordinador académico de la carrera de Arquitectura de ORT aseguró que ha respondido “exitosamente” y con “asombrosa actualidad” a los diferentes requerimientos del mundo del espectáculo.

De hecho, detalló que grandes artistas y elencos, que han visitado el país, han manifestado su satisfacción por lo adecuado que les resulta el complejo, que tiene una capacidad total para recibir a más de 2000 espectadores: “Con el Auditorio Nacional del Sodre, Uruguay se ha insertado en el circuito artístico internacional de las grandes giras, que es demandante de prestaciones exigentes en cuanto a confort, tecnología, funcionamiento y capacidad locativa en general”.

Para Di Pólito, una de las singularidades del edificio es su planta baja “amigable y cercana”, que ofrece ser recorrida libremente por el público y en donde se llevan a cabo diversas actividades que acercan a la institución con la gente.

A su juicio, el complejo de 25.000 m2 construidos ha “contribuido a disolver una barrera intimidatoria ante la cultura de elite, con la que tradicionalmente se ha vinculado el Sodre”: “La adecuada gestión y la transparencia del edificio han propiciado que el pueblo uruguayo incorpore al Sodre como uno de los espacios más importantes para vivir experiencias culturales y artísticas”.

Además del auditorio, el propio Sodre fue designado como Patrimonio Inmaterial lo que, para Di Pólito, explica “la inseparable relación que existe entre un edificio y su contenido”. “Creo que el Sodre hace lucir al auditorio en su máxima plenitud, y el edificio ha posibilitado que el Sodre se supere, día a día, en la calidad de su producción y profundice su vinculación y proximidad a la ciudadanía”, concluyó.